Cuando hay Mundial y… elecciones

Cada 12 años, las elecciones presidenciales de México coinciden con la Copa Mundial de Futbol, y en 2018 esto volverá a ser así.

De acuerdo con el sorteo celebrado esta mañana en Rusia, la Selección Mexicana jugará en plenas campañas electorales, no obstante, el día de los comicios, el domingo 1 de julio, no tendrá partido.

El Tricolor quedó ubicado en el Grupo F y le tocará jugar el 17 de junio contra Alemania, el 23 de junio contra Corea del Sur, y el 27 de junio contra Suecia; sin embargo, el día de los comicios, el domingo 1 de julio, no tendrá partido.

En caso de que el equipo de Juan Carlos Osorio logre avanzar al anhelado quinto partido, éste podría disputarse el lunes 2 de julio, si pasa como segundo del grupo, y el martes 3 de julio, si avanza como primero.

¿Ha impactado el desempeño de la Selección en las elecciones recientes?
2006

Era 24 de junio de 2006. En Ciudad Victoria, Tamaulipas, brigadistas del PAN repartían balones, camisetas, chicles y calendarios en los que se mezclaban los emblemas de la campaña de Felipe Calderón con los de la Selección Mexicana de Futbol.

México había avanzado a la segunda fase del Mundial Alemania 2006, y aquel día jugaba contra Argentina en los Octavos de Final.

Calderón apuró su discurso en el mitin de la Plaza 8 de Ciudad Victoria, pateó tres balones desde el templete hacia las huestes panistas, y se fue a ver el partido con sus colaboradores a un hotel.

Mientras el candidato abandonaba el mitin, el maestro de ceremonias pronunciaba una frase: “Así como hoy va a ganar México, el 2 de julio va a ganar Felipe Calderón”.

Lo cierto es que, en aquella tarde de Mundial y campañas electorales, México fue derrotado por Argentina con marcador de 2 a 1 en tiempos extras.

A diferencia de Andrés Manuel López Obrador, quien prácticamente ignoró la Copa Mundial de Futbol, el equipo de campaña de Calderón se colgó del evento deportivo durante toda la campaña, a pesar de que la Selección tuvo una participación mediocre: ganó 3-1 a Irán el 11 de junio; empató a ceros contra Angola el 16 de junio y perdió 2-1 contra Portugal el 21 de junio.

El panista grabó spots con futbolistas, repartió miles de balones en sus mítines, organizó su agenda en función de los tres partidos de la primera fase del campeonato, e incluso planeó su cierre nacional de campaña en el Estadio Azteca.

Celebrado el domingo 25 de junio, el cierre no pudo tener el efecto deseado por los estrategas de campaña, ante la derrota de México y su incapacidad para colarse al anhelado quinto partido.

Curiosamente, el domingo 2 de julio (día de las elecciones presidenciales), no se jugó ningún partido del campeonato, pues un día antes se disputaron dos partidos de Cuartos de Final (Inglaterra-Portugal y Brasil-Francia).

El domingo 9 de julio, mientras Italia vencía a Francia en penalties, la autoridad electoral oficializaba el polémico triunfo de Felipe Calderón en las elecciones presidenciales.
1994

El 5 de julio de 1994, más de 50 mil mexicanos se dieron cita en el Estadio de Los Gigantes, en Nueva Jersey, para ver en vivo el partido entre México y Bulgaria.

Era la Copa Mundial de Estados Unidos y, durante más de 90 minutos, México acarició el sueño de avanzar a los Cuartos de Final.

Además de ver a Jorge Campos, Luis García, Alberto García Aspe y Marcelino Bernal cayendo derrotados en penalties, los aficionados mexicanos pudieron ver en aquel estadio, junto a los marcadores electrónicos, dos mantas de colores llamativos. En una de ellas se leía: “Cárdenas por México” y, en otra, “Zedillo, bienestar para tu familia”.

A la entrada del Estadio de los Gigantes, de acuerdo con las crónicas de la época, se repartieron volantes que, en letras negras, decían: “No al fraude electoral en México”.

Además, los panfletos invitaban a un plantón frente al Consulado mexicano en Nueva York, en apoyo al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, cuya irrupción hizo que las elecciones de aquel año se celebraran el 21 de agosto, y no el primer domingo de julio como ocurre tradicionalmente.

Mientras eso pasaba en la sede mundialista, en el auditorio Plutarco Elías Calles del PRI, Ernesto Zedillo veía el partido acompañado de Manuel Negrete, Miguel Herrera, Ricardo Peláez, Enrique Rodón y Roberto Andrade.

“Hay que estar satisfechos, porque hoy tuvimos el mejor resultado que habíamos tenido en las copas del mundo fuera de México, por ello hay que felicitar a los mexicanos, porque hicieron un gran esfuerzo”, expresó Zedillo, mientras el vox pópuli declaraba culpable de la derrota al entrenador Miguel Mejía Barón, por guardarse los cambios y dejar a Hugo Sánchez en la banca.

En aquel campeonato, México perdió 1-0 ante Noruega, el 19 de junio, un mes después del histórico debate entre candidatos presidenciales. Ganó 2-1 a Irlanda, el 24 de junio, y empató 1-1 con Italia, el 28 de junio.

La derrota ante Bulgaria ocurrió el 5 de julio, un día en el que Cuauhtémoc Cárdenas preparaba un mitin multitudinario en recuerdo de la “caída del sistema” ocurrida el 6 de julio de 1988.

No hubo quinto partido y, un mes después, el 21 de agosto de 1994, el priista Ernesto Zedillo ganaría la Presidencia de la República.

Reforma